¿Qué puedo hacer si me paran y estoy tomado?

La respuesta más fácil y rápida es: Identificarse correctamente, cooperar con el oficial y GUARDAR SILENCIO. Todo lo que diga o haga podrá ser utilizado en su contra.

Tiene el derecho de rehusarse a realizar cualquier prueba de aliento, de sangre o prueba física que le indique el oficial.

Como ya sabemos, manejar bajo los efectos del alcohol u otras drogas que puedan inhibir su capacidad para operar un vehículo es un delito. En el estado de Texas, un DWI por sus siglas en inglés (Driving While Intoxicated) o un DUI (Driving Under the Influence) pueden ser catalogados como un delito menor o una felonía.

Al ser catalogado como un delito menor (misdemeanor), este puede ser considerado clase B o clase A. Y esto va a depender de ciertos factores, entre ellos, el nivel de alcohol en la sangre o si ha tenido algún DWI en el pasado. Estos a su vez conllevan una pena máxima de hasta:

clase B:

  • Nivel de alcohol en la sangre > .08 y < .15.
  • 6 meses de cárcel y/o hasta $2,000 dólares de multa.

Clase A:

  • Nivel de alcohol en la sangre >15 o segundo DWI.
  • 1 año de cárcel y/o hasta $4,000 dólares de multa.

De igual manera, si iba acompañado de algún menor de edad, es su 3er DWI o más, o ha causado un accidente, este delito podrá ser catalogado como una Felonía. La cual conlleva posibles condenas más severas.

Es importante saber que un arresto NO SIGNIFICA QUE YA SEA CULPABLE. Por eso hay que dejar estos casos en manos de alguien que cuente con la experiencia y los recursos para defender este tipo de casos.

Existen muchas defensas y estrategias posibles para defender su caso y asegurarnos que su libertad y su récord no se vean afectados. En caso de un arresto, llámenos hoy mismo para una consulta gratis al 855-900-3429.

¿Cuáles son algunas defensas para un DWI?

Cuando se trata de un DWI, no importa si es el primero o ya ha pasado por algo similar en el pasado, el proceso puede ser confuso y abrumador. Como en cualquier proceso penal, la fiscalía tiene la obligación de demostrar más allá de una duda razonable que el acusado es culpable de los cargos imputados; en este caso operar un vehículo en estado de intoxicación.

Esta carga de prueba, juega un papel muy importante en casos de DWI o DUI ya que la fiscalía tiene que demostrar que el acusado se encontraba intoxicado al momento del arresto. En el estado de Texas, el límite legal para personas arriba de los 21 años de edad es de .08% BAC o Contenido de Alcohol en la Sangre. Esto significa que mientras se encuentre bajo el límite, no será considerado intoxicado bajo la ley.

El problema con esto, es que una vez que la policía detienen a una persona y el oficial tienen causa probable para arrestar al individuo, es decir si bajo criterio del oficial es posible que el individuo se encuentre intoxicado; el oficial podrá ejecutar un arresto. Una vez bajo arresto, se obtendrá una prueba de sangre para comprobar el nivel de alcohol en la sangre y este resultado puede demorar meses.

Es posible que durante el proceso, su abogado pueda desechar la evidencia debido a incongruencias o errores por parte de los oficiales o la fiscalía. Después de todo, los oficiales también son humanos y los errores son comunes.

Por eso es siempre recomendable hablar con un abogado penalista inmediatamente después del arresto para discutir sus opciones y la mejor estrategia para combatir un arresto por DWI.